Y ni ceniza ni perro

O sea como dice Irene, ni ni, pues aún así lo cuento